20.1.08



5 comentarios:

Anónimo dijo...

noooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!

oscarandthenadie dijo...

sera el fin? mmmmmmm......

Anónimo dijo...

Esperaba,esperaba al Señor,él se inclinó hacia mi y escuchó mi
clamor, me sacó de la fosa fatal
del barro del pantano; puso mis
pies sobre roca y aseguró mis
manos.
Puso en mi boca un cántico nuevo,
de alabanza a nuestro Dios.
Muchos al verlo temerán y pondrán
su confianza en el Señor.
Muchos al verlo temerán y pondrán
su confianza en el Señor.
Feliz el hombre que cuenta con el
Señor, que no escucha a los cínicos
ni se pierde en sus mentiras...
...No encerré tus decretos en el
fondo de mi corazón: proclamé tu
fidelidad y tu socorro.
No oculte tu amor y tu verdad en la
gran asamblea.
¡Tú, Señor, no me niegues tu ternura, que tu amor y tu verdad me guarden siempre!
Me rodean desgracias incontables,
mis culpas recaen sobre mí y no hay
salida, son más que los cabellos de
mi cabeza y me falla el corazón.
Dígnate liberarme, Señor; Señor,ven
pronto a socorrerme.
¡Queden todos avergonzados y humillados todos los que atentan contra mi vida; que retrocedan confundidos
los que se alegran con mi desgracia!
Que seescondan de vergüenza los que
dicen:...
Pero que en ti se alegren y regocijen todos los que buscan, y que repitan siempre:¡Dios es grande!...

Pablo dijo...

yiaaaaaaaaa...

Anónimo dijo...

shiaaaa, bueno, válgame Dios!!! que semejantes voces se convoquen en la pretensión noble y sempiterna de revolucionar al mundo y doblegar la mano del bicho opresor que clama por sus borregos anestesiados!!! (muchachos, no se droguen más de la cuenta)

Jaime Quezada Ortega